Jesús Campos García jcampos
   
Obra > Teatro > Gerberto de Aurillac > Bibliografía
       
 


Bibliografía sobre Gerberto de Aurillac (La cabeza del diablo)

 

Ediciones

  • CAMPOS GARCÍA, Jesús, La Cabeza del Diablo, Madrid, Asociación de Autores de Teatro y CEYAC de la Comunidad de Madrid, 1999.

  • CAMPOS GARCÍA, Jesús, Es mentira. A ciegas. La Cabeza del Diablo, Sevilla, Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, 2002.

  • CAMPOS GARCÍA, Jesús, La Cabeza del Diablo (traducción al árabe por Haled Salem), El Cairo, Ed. Fénix, 2006.


Estudios

  • GARCÍA TEBA, Javier, "Estudio crítico, a modo de epílogo", en CAMPOS GARCÍA, Jesús, Es mentira. A ciegas. La Cabeza del Diablo, Sevilla, Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, 2002, pp. 306-313.

    La cabeza del diablo es una reflexión sobre el poder. Ahonda con precisión de bisturí sobre sus motivaciones, mecanismos y efectos. [...] Todo poder, pasado o presente, se fundamenta en un pacto diabólico. Se pacta implícitamente cuando se va cediendo ante el mal, a lo peor si ser consciente, como en el caso de Gerberto, hasta quedar atrapado en su maraña. Y eso pasa todos los días, solo tenemos que saber mirar en nuestro entorno". (p. 313).

  • SALEM, Khaled, "La dramaturgia de Jesús Campos y el legado andalusí. Reflexión sobre el intercambio entre dos culturas a través de La Cabeza del Diablo", Anaquel de Estudios Árabes, vol. 18 (2007), págs. 217-233.

    "El autor de La cabeza del diablo, Jesús Campos García, dedica su esfuerzo creador a la recuperación de elementos históricos que fueron decisivos en la definición de lo que ahora es Europa y el intercambio cultural entre las dos orillas del Mediterráneo. La obra se empapa de la esencia de la cultura árabe de al-Ándalus para desentrañar su transmisión a Europa. Es una ficción bien documentada de lo que fue el contacto entre las dos culturas presentes en el momento de su narración, árabe y cristiana, sin olvidar la presencia judía.
    La cabeza del diablo es sinónimo de cabeza de la sabiduría, el hombre de cabeza de ave, se hace referencia a una estatua del dios egipcio Thot, etc. Pero al final se relaciona con el sueño, la locura, el ansia de poder del protagonista, Gerberto. Para la comprensión de esta pieza teatral, es necesario contextualizarla en la situación actual. Realizar una traslación a las manifestaciones contemporáneas de los hechos y sentimientos que la obra plantea" (p. 217).


  • SERRANO, Virtudes, “La otra cara de Jano”, en: Jesús Campos, La Cabeza del Diablo, Madrid, AAT y CEYAC de la Comunidad de Madrid, 1999, págs. VII-XVIII

    "La obsesión de Gerberto de Aurillac por encontrar la Cabeza del diablo, motivo principal en el que se sustenta la historia de Jesús Campos, procede de la leyenda. El dramaturgo utiliza la incansable búsqueda del personaje para articular su reflexión acerca de las motivaciones y los efectos del poder, tema sobre el que se fundamenta toda la estructura temática de la pieza. A Gerberto se le pronostica, durante un sueño, poder e inmortalidad una vez que sea poseedor del preciado objeto; comienza entonces una búsqueda incesante que culminará en el reconocimiento, pasado el tiempo y casi su vida, de que la ha poseído sin saberlo" (pp. XII-XIII).


Reseñas

  • ESCORIAL, “La Cabeza de Diablo, de Jesús Campos García”, Primer Acto, 289 (julio-septiembre 2001), págs. 140-141.

    "La cabeza del diablo se inscribe en un 'teatro histórico' que tiene bien poco que ver con el tradicional. Los personajes centrales -Gerberto de Aurillac, luego Papa Silvestre II; Almanzor; Otón III; el sufí Aben Masrra, etc.- existieron realmente, como reales fueron las luchas papales y los enfrentamientos que alimentan la obra de Campos; pero no han sido convocado para que nos cuenten su historia, sino para desentrañar el sentido de la vida de Gerberto-Silvestre II, atrapado por la búsqueda de un camino de perfección que es, a un tiempo, el camino del poder, del crimen y del diablo".